Mi Historia

Voy a contar un poco de mi trayectoria para que entiendan como mis experiencias me llevaron a crear la fundación.  Nací en Puerto Rico en 1974.  Debido a que mi padre trabaja en la banca, viví en Brasil y Argentina cuando era pequeño.  Terminé la escuela superior en Connecticut y fui a estudiar un grado en cine y video a la Universidad de Michigan.  Quería hacer películas independientes.  Esa era mi pasión.

 

Mi alternativa obvia en cuanto al lugar en donde quería vivir luego de graduarme era la ciudad de las grandes luces, Nueva York.  Trabajé en la producción de varias películas.  También trabajé en una película que se filmó en México, algo que me encantó.  Luego de la filmación, me quedé varios varios meses en una casa de playa para escribir un guión. Pensaba que escribir acerca de mis experiencias como puertorriqueño en un pequeño internado en Connecticut sería historia para una película fascinante.  No fue el caso cuando comencé a contar la historia para ver si se podía lograr hacer la película.  Así que terminé en el campo de la edición de videos y trabajé  como asistente de editor en varios documentales.  Luego conseguí 

trabajo haciendo comerciales.

 

Me desempeñé por algún tiempo en una agencia de publicidad hispana en la ciudad de Nueva York editando comerciales, que originalmente se filmaban en inglés y luego se adaptaban para el mercado hispano.

 

Me convencí que perseguir una carrera en el campo creativo no era lo mío.  Parecía ser que la gente realmente creativa nació con un talento: pensar fuera de la caja constantemente.  Comencé a preguntarme si había nacido o no con ese talento.

 

Se supone que hagas aquello para lo cual eres bueno.  No solamente tienes que apasionarte con lo que haces, sino también tiene que salirte más fácil que para el resto de la gente.  No vas a seguir una carrera como corredor de autos cuando ni siquiera sabes conducir.  Es un punto debatible, pero ese fue mi proceso más fuerte.

 

Terminé tomando clases nocturnas para obtener mi MBA en la Universidad de Fordham.  Me sentía cómodo con mis compañeros a pesar de que me distinguía del resto porque no tenía experiencia en el área de empresas. Me distinguía en el buen sentido de la palabra.

 

Luego de dejar mi trabajo en publicidad y ya con un MBA sobre mis hombros, me mudé a Puerto Rico para trabajar en una estrategia de salida para el debilitado negocio de viviendas de tiempo compartido, donde mi familia tenía un interés mayoritario.  Luego de un año, mi padre decidió ser candidato para un puesto electivo y me pidió trabajar con él en la campaña como director de finanzas.  Acepté y recorrí  la isla en una nueva aventura.  Desafortunadamente perdimos las elecciones, pero me sentí muy orgulloso de la campaña en la cual trabajamos.

 

Dos meses después de las elecciones mi vida cambió para siempre.

 

Mi primer recuerdo ocurre un mes después en la cama de un hospital.  Cómo llegué aquí no lo sé.  Esto es lo que los demás me ha dicho: Sufrí un aparatoso accidente de auto en el cual y por suerte, estaba yo solo.  Luego de chocar una cuneta, el auto dio varias vueltas y salí expulsado a través del cristal delantero.

© 2019 by Fundación Luis Salazar Géigel 

  • Facebook App Icon
  • Twitter App Icon
  • YouTube App Icon